Traductor

martes, 28 de mayo de 2013

Idiotez de humanos

Hasta el corazón más puro se corrompe en manos de la ambición, el miedo, la envidia y el odio. Nadie está libre de culpa ni libre de la posibilidad de resultar herido por uno de esos sentimientos o incluso por todos ellos. Es lo que tiene ser humano... La impureza del corazón, su vulnerabilidad ante lo negativo y su resistencia ante lo positivo. Por eso los humanos son seres inútiles. Se corrompen como los políticos se dejan comprar, es asqueroso.