Traductor

martes, 14 de mayo de 2013

El final de una lucha

Luchar por algo que sabes que está perdido, no dejar de ello por un sentimiento, una razón, una esperanza... Pero, ¿Para qué? ¿Para no ganar la batalla? ¿Por qué no quieres perder algo? ¿Por qué no tienes esperanza? Son muchas preguntas a las cuales no encontramos respuesta por más que las buscamos. Muchos dicen que es porque no pasamos página, que todavía no lo hemos asumido, que somos débiles, etc. Pero como casi todo, llega un momento donde nada nos ayuda, donde no vemos sentido alguno a seguir luchando... Otras veces se puede deber a que por algún motivo, lo que hace que estés en esa lucha, hace que tus ganas de luchar disminuyan, cosas que hacen y/o dicen, y te hacen ver que poco a poco se van olvidando de ti. Somos humanos, por lo tanto, cometemos errores, pero porque se haya perdonado una primera vez, no significa que haya otra segunda oportunidad, porque no todo el mundo sabe perdonar.