Traductor

sábado, 28 de septiembre de 2013

Déjamelo porque te amo

Déjame ser tu sueño, tu ángel, tu príncipe... Seré lo que tu quieras si a tu lado puedo estar. Deja que mi sonrisa te enamore y que mi mirada te obsesione. Deja que mis besos sean antídoto y veneno para tu amor. Deja que mis caricias te lleven a otro mundo donde sólo seamos tu y yo. Dejemos que tu mirada me enamore, que tu sonrisa me quite la respiración y que con tus besos sacies mi sed de ti. Que tus caricias me aprisionen y que de tu amor no pueda huir. Déjame meterme en tus sueños, vivir en tu mente y ser el dueño de tu corazón. Déjame ser inolvidable para tu amor, déjame hacerte feliz aunque sientas temor de perderme... Déjame ser libre entre tus brazos y nunca me iré de tu corazón... Porque te amo con locura, te amo con pasión, te amo hasta llevarte al delirio con un beso y una caricia que llegue a tu frágil corazón.

El reloj del amor

El amor es como un reloj, necesitas cuidarlo y darle cuerda para que funcione. En el momento en el que alguno de los dos lados falle en su tarea, en el reloj solo quedarán engranajes ocultos por una esfera, solo será un reloj parado en un momento crítico de nuestras vidas. Quedarán recuerdos bonitos o recuerdos dolorosos que solo serán marcas en un corazón.
En cambio si tratas a tu pequeño reloj con mimos dìa a día, sin caer en la rutina, haciendo sonreir a tu otra mitad, sera ahí cuando los engranajes vayan con vida y ritmos propios, con un tic-tac melódico al ritmo de dos corazones que descubrieron como ser felices pese a todo.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Siento mucho por ti

Revolviendo palabras bonitas encontré el silencio. Juntos hablamos, y sin más palabras que la mirada callada en tu compañía soñé pasar el resto de mis días. Quisiera escribirte cosas hermosas, entregarte mi tiempo que es tu tiempo. Puede una caricia tuya sanar este cuerpo molido por años de olvido. Puede tu voz ser melodía en este mundo sordo de día y pleno de sollozos y reproches al adentrarse en la noche. Puede un guiño darme el coraje para enfrentarme a este triste personaje siempre presente en mi equipaje. Moribundo en la plaza de las sombras, invitado de gala en la fiesta del ausente, así me siento afincado en mi triste presente. Oigo mi alma decadente al no tener tu amor en frente. Son estas las palabras del que sueña seguir por siempre a tu lado. Y No he de temer a la enfermedad o a la edad pues sería necedad al beber del amor que me das.
Dame tu mano, y juntos caminemos a un futuro lejano.

Lo siento

Lo siento, ¿Vale? Siento no ser el chico perfecto de tus sueños, el que no comente errores, el que solamente tiene virtudes. Siento no ser lo que esperabas, pero soy humano, con errores, con virtudes, con manías, con caprichos... Con cosas malas y buenas, pero también te digo algo, soy la persona que más te ha amado y te amará. Siento no ser el príncipe de tu cuento de hadas.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Amor casi infinito

Hay amores que solamente duran un día, otros una semana, un mes o toda la vida. Cada persona te va marcando a medida que pasa por tu vida, cada uno la modifica a su forma, y de paso se lleva algo de ella consigo. Y cuando llega esa persona que solo con su presencia te llena todos los espacios vacíos de tu alma, cada esquina, cada pequeño hueco, es como si no hubiera existido nadie mas. Es esa persona que te llena, que te hace aspirar a mas. Que sabes que si la pierdes el mundo deja de tener sentido, porque su sonrisa es ahora la que te guía, la que te ilumina el mejor camino. Y son sus ojos en los que te quieres bañar, son esos ojos que te miran interrogantes, que cuando te miran pueden hacer que te derritas, que hacen que el corazón te de un vuelco, y que los pulmones dejen de funcionar por un instante. Es esa persona que si te besa puede hacer que flotes por un instante, y en ese momento ya no es la gravedad lo que te sujeta a la tierra, sino que es su beso, su aliento, sus manos. Esas manos que te abrazan, que cuando te tocan hacen que todos tus sentidos se alteren, que no sabes que hacer o donde meterte. Que su olor se mete por cada poro de tu piel, haciendo que no se vaya nunca, y cuando no esta a tu lado vuelve otra vez a recordar. Que si ella sonríe tu sonríes. Que si la ves triste haces lo imposible por hacer que sonría otra vez. Que cada día la ves mas guapa, y que cuando se enfada se le pone esa cara que hace que te mueras de amor. Que te encanta ver cada gesto que hace. Y que solo ella roce de su piel con la tuya puede hacerte sentir lo que nunca antes nadie había conseguido. Porque esa persona es a la única que ves, a la única que quieres ver a tu lado. Y no importa si el destino decide separarte en un futuro de su lado, lucharas todos los días de tu vida para que vuelva, por que te sonría como solo ella sabe, por cada beso. Porque la besarías las mismas veces que tu corazón late. Porque solo dejaras de quererla cuando el sol deje de brillar.

Días para pensar

Días como hoy en los que parece que nada cambia, días que parecen que están destinados a la monotonía y al pensamiento. A razonar todas las dudas que nos atemorizan constantemente y a no encontrarles sentido, ni respuesta, ni consuelo. A no saber que es lo que falla en nuestra vida, ni a tener la menor idea de donde nos encontramos.
Tal vez es en estos momentos cuando comenzamos a pensar en tomar la iniciativa de dar un giro a nuestra propia vida, aunque no nos demos cuenta, aunque solo sea el primer paso de todo lo nuevo, malo o bueno, que vendrá.

Abrir los ojos

A veces me pierdo un poco en la vida, pero luego me doy cuenta de como es realmente y me hace madurar poco a poco. Todos esos obstáculos que hay te hace darte cuenta de que camino escoger, de que decisión es mejor para ti... Ahora me doy cuenta de que esas personas que creías que siempre han estado a tu lado apoyandote no lo han estado nunca, solo querían que se lo contaras para reírse de tus problemas. Cuando quieres mirar que hiciste mal para rectificarlo, ya no hay vuelta atrás y solo te queda seguir tu camino, tu solo, sin ayuda de nadie para mejorar y llegar a tus propias y únicas metas.

martes, 17 de septiembre de 2013

La amo cada día más

Estábamos juntos, otra vez. Desde el primer momento que la volví a ver las ganas que tenia de besarla no me faltaban, pero ¿Cómo iba a hacerlo? Ahí no era el lugar indicado. Y ahí estábamos, solos juntos, como la primera vez. Solo quería tocarla, abrazarla, mirarla… No sabía por dónde empezar así que nos dimos un largo y fuerte abrazo. Ese abrazo, que me dio la impresión de que ella me echaba de menos, y me comencé a sentir especial. Nos besamos ¡Por fin volví a besarla! Volví a sentir sus manos sobre mis mejillas, sobre mi torso acariciándolo despacio. Era algo que echaba de menos, lo echaba de menos mucho. ¿Cómo explicar lo que sentía? Lo que siento, simplemente no puedo explicarlo, es algo que me pasa y ya. Tal vez tenga una explicación, pero aún no sé cuál es, cuando sepa me sentiré muy feliz de haber descubierto como es que siento tantas cosas por una sola persona. Una caricia, un abrazo, un beso, una mirada de ella  puede alegrarme el día por completo. Su voz ¡Rayos, su voz! Esa voz que me hace sonreír, sobre todo cuando pronuncia “Te quiero” , “Me encantas” ¿Por qué, joder? Porque tiene que ser tan hermosa, tan única. Podría decir que eres todo lo que he estado buscando, o tal vez eres esa chica que siempre he soñado. ¡Dios mío! ¿Por qué? Cada día que pasa pienso más en ella. Ella me encanta, me fascina. Su manera de acariciar cualquier parte de mi cuerpo me enloquece… Su manera de mirarme, su manera de abrazarme y su manera de besarme es tan inexplicable, pero tan única. Podría decir que nadie me ha besado de esa manera jamás, nunca nadie. Nadie me había mirado como ella lo hace, nadie me había abrazado como ella me abraza. Ella me hace sentir valorado, y sé que con ella puedo sentirme cómodo y ser yo mismo. Es fantástico que quiera ser mi amiga, mi novia, mi consejera, mi psicóloga. Ahora, que hemos superado varias cosas no quiero perderla. No la dejaré ir… Quiero superar más obstáculos con tal de llegar a la meta. Lo quiero para ella, todo para mí. Ese día la sentí tan mía, simplemente, sentí que era sola para mí. Y esas sensaciones son las que me gustan. Ella me gusta ¿Se nota? No lo sé, no creo que se note tanto. ¿Sus buenos días? Esos son los que me alegran el día, es precioso despertar, coger el teléfono, abrir el WhatsApp, y tener un mensaje de ella que diga “Buenos días cosiiii”, ¿Cómo no sonreír? Lo veo imposible. Detalles tan pequeños, hacen grandes diferencias. Y detalles como esos hacen que me encante cada día más, que me guste cada día más. Que la ame cada día más.

Lo nuestro

Como Romeo y Julieta, nuestro amor es algo que perdurara durante el resto de los tiempos. pocos son los que realmente han conocido lo que existe entre nosotros, pero los que lo han conocido, saben que es amor verdadero. Hemos superado baches en los que muchas relaciones se han partido, hemos dado todo el uno por el otro, se han separado nuestros caminos, pero se han vuelto a juntar... Son muchas cosas que se ven pocas veces en una relación. Yo se que lo nuestro va a llegar muy lejos, y ojala no me equivoque, porque sinceramente, eres una de las personas mas importantes de mi vida, y no quisiera perderte por nada en el mundo. Me has echo feliz con cosas que jamás antes me hubiesen alegrado de esa forma... Consigues que se me vayan todos los males con una simple sonrisa, y haces que me sienta una persona diferente cuando estoy contigo. Ojala el destino nos haya escrito una vida juntos, ya que me gustaría que pasásemos toda la vida juntos. Y nada ni nadie conseguirá romper esto. Un amor que puede con todo, es un amor infinito, y el nuestro lo es.

domingo, 15 de septiembre de 2013

El ciclismo

El ciclismo, bello deporte, pero muy duro. El ciclismo levanta pasiones, mueve a mucha gente, pero no se puede vivir casi de ello. Sólo unos pocos salen buenos, ya que mucha gente se aburre. Muchas horas de entrenamiento, no muchas horas de fiesta, y todo muy controlado. El ciclismo es un deporte en el que todos están muy unidos, siempre hay algún que otro roce, pero el casi todos los casos, se queda en eso. Cuando un ciclista necesita una rueda, siempre habrá algún equipo que le ayudé y le deje una rueda, los entrenadores y los corredores son como una gran familia, todo el día gastándose bromas los unos a los otros, el compañerismo predomina en todo momento. Cada uno es bueno en su terreno, unos son Sprinters, otros escaladores, etc. Es uno de los pocos deportes donde incluso en competición, los corredores son amigos. A lo que me refiero, es que el ciclismo es uno de los deportes más bellos que hay.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Yo hago mi vida

Mi vida, una constante montaña rusa. Con subidas y bajadas. La gente tiene la manía de decirme con quien puedo ir, con quien no, quien es mala influencia y quien no, pero, ¿Acaso sabéis de lo que hablais? ¿De quién habláis? ¿Los conocéis acaso? No, ¿Verdad? Pues entonces callaros, porque esa gente de la que tan mal habláis, es la gente que me apoya en todo momento, la que se molesta en que yo esté bien, que me divierta y que me olvide de las cosas que me han pasado, en un pasado, y las cuales no debería recordar. Hay una persona en especial de la que hablo. Esa persona con la que e estado, y por culpa de un error que cometió, nuestros caminos se separaron, pero que el destino nos a querido volver a juntar. Estoy cansado de que digan que solo está jugando conmigo, que me la va a volver a liar, y todas esas mierdas. ¿Acaso todos somos perfectos y nunca hemos cometido errores? ¿No merecemos todos una segunda oportunidad? Me vais a decir que ninguno a roto un plato, que todos sois muy santos, ¿Verdad? Y una mierda. Todos hemos mentido, por muy pequeño que sea, y se ha vuelto a confiar en nosotros, se nos ha dado una segunda oportunidad, ¿Y por qué? Pues es tan sencillo con que esa persona confiaba en nosotros. Yo confío en la persona de la que os hablo. Cometió un error, en eso estamos todos de acuerdo, pero como dije anteriormente, todos merecemos una segunda oportunidad, un voto de confianza. Yo se lo e dado porque creo que se lo merece. Por ella siento algo que jamás e sentido, y por ella siento que quiero que sea la persona con la que compartir mi vida. Os puede sonar todo lo exagerado que queráis, pero es lo que yo siento, y nada ni nadie me va a joder. Mi vida la hago yo, no los demás. Si los demás tienen una vida aburrida, que se compren una, pero a mi que me dejen hacer la mía, porque seguramente el día de mañana, muchos de los que están diciéndome que tengo que hacer, desaparecerán. Entonces, ¿Para qué me serviría lo que me dijeron? Pues para nada, porque habría hecho lo que ellos querían en su momento, y habría jodido lo que yo quería, así que dejar que haga yo mi vida, porque prefiero equivocarme yo, y sufrir yo por mi culpa, que el tener que sufrir por culpa de otros. Así que os quede claro, yo hago mi vida y vosotros la vuestra.

viernes, 13 de septiembre de 2013

¿Qué me has hecho?

Cierro los ojos, tratando de calmar mi atacado corazón ya que con sólo una sonrisa has sido capaz de hacer que se volviera loco, y quisiese saltar fuera de mi pecho. Respiro profundamente y me siento en el suelo, ya que mis rodillas tiemblan tanto que de un momento a otro me voy a caer al suelo. Acaricio la alfombra y me pierdo en los recuerdos que tengo contigo, haciendo que una sonrisa tonta se pose en mis labios y mi corazón lata con fuerza, aunque algo más calmado. ¿Qué me has hecho?, me pregunto. Antes no entendía cómo la gente caía tan fácil, pero ahora al ver esa sonrisa lo entiendo todo a la perfección.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Hace mucho que te quiero

Hace mucho que te quiero, lo sabes. Y sabes bien que no solo es deseo, es esta tristeza que, dentro a diario tengo, canción dulce que narra nuestro sueños, horas de silencio cuando no te veo. Hace mucho, desde antes de nuestro tiempo, que ya sabias que te quiero, si no es así como, explicar que tu nombre lo susurra el viento y que la nostalgia venga a mi cuando no te encuentro. Hace mucho que te quiero porque mi corazón, esta partido a la mitad cuando no estas conmigo, cuando llorar quiero de saber que te necesito, porque son tus brazos los que me quitan el frió, y es tu sonrisa la luz de mi camino. Hace mucho, pero mucho que te quiero, tanto que deje, de echarte de menos para mudar mis recuerdos contigo, y decirte al oído lo feliz que soy por haberte conocido.

Otro día por vivir sin ti

Hay días en que nos levantamos y recordamos todas y cada una de las personas que no tenemos cerca… Aquellas que por un motivo o otro echamos de menos... Los kilómetros nos separan de ellas por muy especiales que sean para nosotros... Por mucho que las queramos... Y esa ausencia es la culpable de nuestra tristeza... Te echaré de menos más que nunca, y no sabré que hacer. Despertaré, te recordaré al amanecer y me esperará otro día por vivir sin ti.

martes, 10 de septiembre de 2013

La complejidad del amor

Las personas que sienten lo que escriben, que designan con palabras sentimientos tan complicados como el amor, son la clase de personas que nunca escriben realmente lo que piensan. Porque, si nos detenemos un momento recapacitando, jamás existieron las palabras suficientes para describir la verdadera complejidad que es el amor, la dulzura de una bella amistad, o tan si quiera acabar de mostrar con las palabras exactas el amargo dolor que se sufre por las tan diversas circunstancias que nos ofrece la vida.
La raza humana, aceptando el hecho de que jamás se hallará la verdadera definición del sentir un profundo sentimiento que llena el alma, confunde el cerero y alerta al corazón; se ha dedicado a simplificar algo tan enrevesado con un sencillo ''te quiero'', esas palabras tan vagas y pobres, no son dignas de ser las representantes de aquello a lo que muchos nombran como enfermedad y otros como droga.
El amor, vuelve al hombre más duro en aquello que al susurrar quiebra cual cristal pisoteado; enloquece a aquel que jamás pasó más allá de sus propios límites. El amor cambia personas, cambia vidas, mueve el mundo y despierta almas eternamente dormidas. Pero no maquillemos ese sentimiento como el más bello sin antes ver su lado oscuro, el lado que nadie quiere ver hasta que se siente invadido por la droga del corazón, esa parte cuyas cabezas de aquellos que padecen la enfermedad, se desordenan...lo que era blanco ahora es más blanco y lo que era negro ahora es gris, pero esto solo durante su estancia, pues cual potente tornado, el amor arrasa con cuanto encuentra en su marcha.
Potente arma es el sentimiento de los locos, pero más peligroso aún es quien manejando el arma,se equivoca y falla. Si fallas, no hay vuelta atrás, habrás herido a un pobre inocente que sin quererlo que ha sido la diana de la bala que más cicatrices deja y cual dolor es de mayor dificultad curar.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Algo más de lo que creen

Noche de verano. Playa. Arena fría. Húmeda y seca. Cielo despejado. Perfecto para ver las estrellas con cierta persona. Corre el aire. Tal vez un poco molesto por la fina camisa que llevas puesta. Brisa nocturna. El mar suena. Las olas rompen. Se te eriza la piel.. Una pareja de adolescentes conversan sentados en la arena. La chica está apoyada sobre el chico que se encuentra medio tumbado. Él la abraza. Miran el mar.. Frases cortas susurradas intercaladas con algún que otro suspiro y miradas inocentes. Se aconsejan el uno al otro, cuando en el fondo sienten algo más de lo que ellos mismos creen.

Uno al lado del otro

Dicen que las cosas más importantes que nos suceden en la vida son las que menos esperamos que nos pasen, y también dicen que cuando conoces a esa persona lo sabes, y no se por que razón exactamente pero dicen que lo sientes.
Y el tiempo no se detiene, pero deja de tener prisa. Y no importa el pasado, ni que vida tuviésemos o donde teniamos pensado ir, porque todo, completamente todo, nos a traido a uno a lado del otro y eres tú, no otra, si no tú.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Destinado a volver

Tenía que volver, no queda otra
aún nos queda mucho por decir,
por contar en historias de hojas sueltas,
en pentagramas olvidados en la cama.

Tenía que volver, para contarte
mis pensamientos prendidos hacía ti,
compartir alegrías y tristezas,
porque de todo queda por vivir.

Tenía que volver, y estoy feliz
de que sigas viviendo aún en mí,
de que brillen tus ojos al mirarme,
y te rías conmigo como ayer.

Tenía que volver, no queda otra
aún nos queda mucho por decir,
en versos que me esperan inconexos,
en poesía teñida de amor por y para ti...

Vuelvo a amar

Tras el umbral de mis temores,
De mis errores y mis fracasos,
Tras las heridas del pasado,
Y los amores ya olvidados,

Tras la inocencia que hubo un día,
Tras la ironía de aquellos años,
Sólo ha quedado un frío inmenso,
La espina cruel del desengaño,

Y tu...
Llegas a mi vida como un sol,
Como la suave transparencia del amor,
Como el aroma de la brisa en la mañana,
Borrando para siempre mi dolor,

Volver a amar una vez más,
Nacer de nuevo en ti,
En tu mirar,
Llenando con tu luz,
Las sombras de mi soledad,

Volver a amar sentir que ya,
Te quedas junto a mí.
Que no me dejas.
Y así podré vivir.
El dulce amor que tú me das...

Mi amor por ti crece

Porque me he perdido en tus brazos, porque en tu mirada he encontrado el amor, porque en tus besos he encontrado aquello que le da vida a este corazón, porque a tu lado mi mundo cambia, porque tan solo tu has podido hacerme sentir que todo estará bien, porque con tu amor todo lo tengo y aunque aveces nos mantenemos solo de dulces recuerdos, la distancia no es nada para nosotros dos. Pues aunque muero por tus besos y por tenerte entre mis brazos, me basta cerrar los ojos tan solo un momento y saber que existes para estar bien, y con tan solo escuchar tu voz este amor que siento por ti crece cada día un poco más, al igual que cuando estamos juntos.

lunes, 2 de septiembre de 2013

¿De qué sirve?

Y digo yo... ¿De qué sirve tener a tu lado a gente que quieres, si ellos no demuestran lo mismo? ¿Qué sentido tiene alargar algo que ya se acaba? Para mí dejaron de brillar estrellas, de romper las olas del mar, quedó en silencio el lugar del alma donde antes había risas, el sol miró hacia otro lado y la luna se tapó compungida.
Llegó el momento de decidir si continuo mintiéndome a mí mismo, el instante en que debo ser yo o seguir siendo esclavo de mis temores, seguir intentando mantener amistad, siempre detrás de la gente, siempre esforzándome para que, al final, siempre me sienta solo.
Así que he roto con todo, he dicho basta y he buscado la fuerza para hacerme valer, he perdido amistades... He abierto un camino, ¿A qué precio?, se que la amistad es cosa de dos y hay que cuidarla, pero... ¿Quién tiene en cuenta la herida que se hace uno mismo? ¿Quién cuenta las horas y las lágrimas que se derraman porque echas de menos a alguien que a tí no te extraña? Hablo de amistad, hablo de estar para lo bueno y lo malo.

La pena en papel

Desperté en el suelo de una habitación casi vacía, abrazado a una almohada rota. Me duelen los ojos y el resto del cuerpo también. Fingí que era Jueves y me acomodé para ver el techo unas horas más. Fingí que la carta aplastada por mis costillas no contenían las más duras palabras que alguna vez pude haber leído. Fingí no haber llorado. Fingí que el tiempo había pasado por lo menos 3 años, menos un verano y tres segundos de felicidad. Ignoré la sed, las ganas de ir al baño, ignoré una voz, y otra voz, tal vez un sueño, tal vez alguna responsabilidad, ignoré también al eructo que pasaba a dejar sus nauseabundas condolencias. Antes de incorporarme, saludé a una hormiga que se había alejado del batallón, hace días que la observo, gira, va, viene, tal vez solo intenta hacerme compañía, no sé. Y siempre una luz viajera entra por la ventana marcándole el camino, hasta perderla en las grietas de la pared. Salí a la calle despeinado, oliendo a pasado, las ropas sucias y con manchas de vino en la comisura de los labios. Caminé cuanto pude y un poco más también. Llegué hasta donde venden los panes con sabor a flores, un toque especial que le da la señora que gasta fortunas en botellones de perfume, o no... Pues, ¿Cómo podría saberlo yo? Devoro cada minúscula miga y cada dulce corteza, pienso en la que se ha ido y en la que vendrá. Desato mis pasos a un compás desconocido y voy desentonando con la rotación del día y el extraño mirar y prejuicios que genera mi andar. El sol quema, las ansías me apuran y sin embargo, debo esperar... ¡No, mentira, a quién quiero engañar! ¿Qué me tienen que importar los problemas de este tipo, que hace días permanece en el suelo de una casa que ha declarado formalmente abandonada y que se desangra por quién ya no puede besar? ¿Quién soy yo para imaginarme su historia, crearle finales alternativos, dándole esperanzas, destrozando sus sueños, si ni siquiera es capaz de escuchar mi grito de que ya es hora de levantarse y me dejé continuar con mi labor? ¡Tengo problemas más graves! Mi hoja la he perdido, debe estar debajo de toda esa armadura de penas, aplastada en los charcos de sudor, envuelta en su dolor, marchitada tal vez, quién sabe, la naturaleza es sabia, si no he nacido para ser poeta por algo será, tengo fortuna en tomar mi hoja y marchar, solo debo dejar estas tontas manías de humanos o de seguro, cuando menos lo espere, el invierno me sorprenderá.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Regalarnos los oídos

De vez en cuando hay que regalarse los oídos. De vez en cuando la vida te pone una zancadilla, una jugarreta de esas que nunca hubieras esperado. De vez en cuando es bueno mirarse al espejo y quererse tal y como uno es. Sin exigir nada, sólo vivir. Pero paralelamente esta vida que tan mal quiere tratarte, te da un respiro. Te hace un regalo: Tú que siempre has sido muy exigente y duro para ti mismo. Que siempre has pensado que eras el más insignificante, y que no interesabas a nadie, porque no mereces la pena, de pronto ves que si interesas, y que te ofrecen un cariño y apoyo que no hubieras nunca imaginado. Y esto se convierte en la mejor de las terapias. Por ello de vez en cuando hay que dejarse mimar, escuchar que estás estupendo y que ya tocaba que todo fuera de color de rosa para ti, aunque haya que seguir adelante y ser conscientes de que nos queda mucho camino por recorrer en este sendero sin fin que es la vida. Pero de vez en cuando debemos sentarnos en un recodo del camino, mirar alrededor, y calladamente escuchar lo que el resto del mundo tiene que decirnos. Mis oídos están predispuestos a escuchar todo lo que la vida me quiera decir, y por qué no... Regalarnos los oídos.