Traductor

sábado, 14 de septiembre de 2013

Yo hago mi vida

Mi vida, una constante montaña rusa. Con subidas y bajadas. La gente tiene la manía de decirme con quien puedo ir, con quien no, quien es mala influencia y quien no, pero, ¿Acaso sabéis de lo que hablais? ¿De quién habláis? ¿Los conocéis acaso? No, ¿Verdad? Pues entonces callaros, porque esa gente de la que tan mal habláis, es la gente que me apoya en todo momento, la que se molesta en que yo esté bien, que me divierta y que me olvide de las cosas que me han pasado, en un pasado, y las cuales no debería recordar. Hay una persona en especial de la que hablo. Esa persona con la que e estado, y por culpa de un error que cometió, nuestros caminos se separaron, pero que el destino nos a querido volver a juntar. Estoy cansado de que digan que solo está jugando conmigo, que me la va a volver a liar, y todas esas mierdas. ¿Acaso todos somos perfectos y nunca hemos cometido errores? ¿No merecemos todos una segunda oportunidad? Me vais a decir que ninguno a roto un plato, que todos sois muy santos, ¿Verdad? Y una mierda. Todos hemos mentido, por muy pequeño que sea, y se ha vuelto a confiar en nosotros, se nos ha dado una segunda oportunidad, ¿Y por qué? Pues es tan sencillo con que esa persona confiaba en nosotros. Yo confío en la persona de la que os hablo. Cometió un error, en eso estamos todos de acuerdo, pero como dije anteriormente, todos merecemos una segunda oportunidad, un voto de confianza. Yo se lo e dado porque creo que se lo merece. Por ella siento algo que jamás e sentido, y por ella siento que quiero que sea la persona con la que compartir mi vida. Os puede sonar todo lo exagerado que queráis, pero es lo que yo siento, y nada ni nadie me va a joder. Mi vida la hago yo, no los demás. Si los demás tienen una vida aburrida, que se compren una, pero a mi que me dejen hacer la mía, porque seguramente el día de mañana, muchos de los que están diciéndome que tengo que hacer, desaparecerán. Entonces, ¿Para qué me serviría lo que me dijeron? Pues para nada, porque habría hecho lo que ellos querían en su momento, y habría jodido lo que yo quería, así que dejar que haga yo mi vida, porque prefiero equivocarme yo, y sufrir yo por mi culpa, que el tener que sufrir por culpa de otros. Así que os quede claro, yo hago mi vida y vosotros la vuestra.