Traductor

miércoles, 10 de mayo de 2017

Esa canción

De repente lo oyes y se para el tiempo, la gente se congela y los relojes dejan de hacer su tic-tac tan característico. Todos tus sentidos se agudizan para disfrutar de ella, esa canción tan especial, esa canción que te hace sentirte distinto, que hace que se vayan todos los males durante los breves cinco minutos que puede llegar a durar. Esa canción que te lleva  al mente determinados momentos de tu vida, que te recuerda a alguien. Los segundos pasan y la piel no deja de sentir escalofríos, los pelos de te ponen como escarpias, el corazón empieza a aumentar sus pulsaciones, y tus pupilas se dilatan cual enamorado de la vida... Ya estás casi a mitad de canción, y se acerca tu parte favorita, esa parte que es como el primer beso, porque te flotar y evadirte del mundo,y te hace sentir el más feliz del mundo, porque todo tu cuerpo se carga con un chute de energía que pocas cosas pueden causar. El corazón se acelera como si de una turbina de avión se tratase, y te dejas llevar por ella, porque sabes que solo esa canción te hace sentir así. A lo largo del día escuchas muchas canciones, unas más buenas y otras no tan buenas, pero como esa ninguna... Se va acercando el final de la canción, pero no tienen preocupación alguna, y sigues disfrutando, porque sabes que esa sensación no va a terminar ahí, lo tienes más que claro, porque justo cuando se está acabando, sientes la relajación porque sabes que va a volver a sonar, porque esa canción es la única que tienes en tu reproductor, y nunca vas a querer ni dejar de escucharla.