Traductor

lunes, 19 de mayo de 2014

Palabras de conciencia

Hola, soy tu conciencia. Quizás te preguntes por qué me estás leyendo en vez de escucharme. Es algo muy simple; te dejas llevar por las letras. Te voy a decir una cosa: haz lo que quieras. Pese a cualquier acto o error que cometas la gente te criticará. Y por ello, va y viene. Es por esta razón que te digo que sigas adelante con tus planes. Que viajes y te marches. Que desaparezcas. Que llores y rías cuando te venga en gana. Pero lo importante es que tú y únicamente tú, seas la persona que te pueda juzgar. Lárgate, sé mala persona. O quédate y sé la persona más santa que hayas conocido. Al fin y al cabo todo depende de ti y de tu manera de ver la vida. Así que adelante. Bienvenido seas a tu mundo... El mundo real... Y recuerda, siempre que necesites a alguien, ven a mí.

Pensamientos y dudas

Escondidas están las imágenes, incorpóreas a los sentidos, como el contrario en la batalla, la normalidad ha conseguido rodearnos sin que alcanzáramos hacer nada. Pero ahora ya no se puede soslayar, está aquí con su olor a día laborable, a ropa sucia tras una jornada de esclavitud y vacío. Es entonces cuando nos sabemos una pieza más en el engranaje, que se levanta y produce, la que se apaga como una cerilla que se consume. Intuyo que tras cada giro, tras cada nueva felicidad, la normalidad es capaz de aguardar su turno, sabedora de que podrá inundar de gris cada esquina del lienzo, triste y sabia anciana. La normalidad no es mala, lo malo es no tener algo anormal para disfrazarla, lo malo son los segundos que prosiguen al suspiro, esos que nos dicen que lo atípico se ahogó entre lo cotidiano, lo malo es sentirme yermo en un vivero de flores, o víbora entre un puñado de serpientes. Mi creencia es mi paraíso, mi dogma el antídoto para no contaminarse de fe, de mala fe, nunca he llegado a odiar a mis enemigos, porque si los hubiera odiado nunca hubiera podido combatirlos, se cual es el final del camino, pero no cual voy a tomar, me asaltan las dudas pero no las de mis preguntas, me asaltan las de los imbéciles, porque, de todas las estupideces posibles, la imbecilidad es la única que no tiene cura, y a la única contra la que no se luchar.

Somos sus peones

No voy a asistir impasible con mi voto invisible. Nos adiestran a ser una sociedad conforme. Un día te levantas te pones tu uniforme de cordero y a esperar tu día al matadero. Ese preciso día consiguen su objetivo, sabedores de ser perdedores por hurtos y errores en nuestra abstención encuentran su salvación. Nosotros con este presente deforme aceptamos con nuestro voto ausente que nos da igual al final quien nos represente. Así en calma y sin oleaje pagamos nuestro peaje, que no es otro que entregarnos al ultraje. Me niego a entrar en su juego dado que es el futuro lo que está en juego. Si algo me ha enseñado esta crisis es que con el hambre de muchos se han empachado otros muchos. Si algún medio de investigación recogiera en cifras el montante económico al que asciende todo el dinero que se nos ha venido robando bien inflando presupuestos, con ERES ficticios, aeropuertos para aves autóctonas, palacio de congreso estancado como ultraje del paisaje, dinero en paraísos fiscales, campañas financiadas en dinero B, reformas laborales a la carta de los neoliberales, impuestos camuflados en los presupuestos para salvar a la banca por supuesto, etc. Si esto se tradujese a cifras y ceses sin duda ayudaría a que esta crisis cese. 

domingo, 4 de mayo de 2014

Son defectos, no complejos

Todos tenemos complejos, pero parémosnos a pensar. ¿Nos vamos a amargar por algo que es nuestro? No deberíamos, porque nadie es perfecto, todos tenemos algo que no nos gusta, ya sean tus manos, tu nariz, tus orejas, tu cuerpo, etc. Todos tenemos defectos, pero es lo qie nos hace diferentes, únicos ante los demás. No hay que acomplejarse nunca, porque lo importante es lo que hay dentro, puesto que a lo largo de tu vida es lo que va a marcar a los demás. da igual si eres alto, bajo, guapo, feo, gordo, flaco, etc. Da igual porque si eres buena persona, tendrás gente a tu lado cuando lo necesites. Si que hay gente que se aprovecha de los defectos de las personas, pero no debemos dejar que nos afecte, porque si les demostramos que nos da igual, que no hecmos valer, no tendrá motivos para reirse de nosotros porque se dará cuenta que no nos molesta, y nunca debemos rebajarnos a su nivel, puesto que así demostraremos que no nos impota y que no tenemos complejos, sino defectos y estamos felices con ellos.