Traductor

jueves, 6 de febrero de 2014

Cree en ti

¿Qué es vivir? Vivir es nada y al mismo tiempo todo. Es una existencia correlativa a la muerte. Nada somos y a la nada volveremos, se dijo. Es un paréntesis previo al desenlace. Es como empezar a leer un libro con mucha ilusión y terminarlo entre sollozos, pero feliz al mismo tiempo por haber conocido el desenlace.
¿Qué es el futuro? Sólo es un acontecimiento más, que debe esperarse. Tenemos muchos caminos que seguir. Da igual cuál sea, hay que ser fiel a ése camino. Nunca traicionarnos a nosotros mismos, pues de ésa manera, conoceremos nuestro fin, la meta que se nos otorga. Lo que nos hace sentirnos vivos. No todo el mundo lo tiene claro. Es algo que se busca y se busca y, cuando menos lo esperamos, lo tenemos frente a nosotros. Nos golpea en las narices. Nos confunden haciéndonos creer que la existencia es vacío puro y duro. Nada más lejos de la realidad. Inicialmente está vacía, hay que llenarla con experiencias, vivencias, malos momentos y buenos momentos. La felicidad o la tristeza, todo forma parte de un todo al que pertenecemos. A una fuente de energía presente en todo el universo que nos atrae hacia él. Sólo hay que tener fe. No hablo de fe por una religión. Cada uno que saque sus conclusiones. Hablo de un aspecto de nuestra vida que, aunque no queramos verlo, está con nosotros más allá de la religión. Se trata de tener fe en uno mismo y en el futuro.
El tiempo. Nos pone a cada uno en su sitio, sin distinción de raza, sexo, riqueza o condición. El futuro está aquí, nos observa. Aunque no hay que obsesionarse con él. Mirar demasiado al futuro nos hace perder perspectiva. Esperanza, sin ella estaríamos muertos antes de nacer. Nos impide caer en la locura y la sinrazón. La esperanza nos mueve. Es el sentimiento primario, más fuerte, creo yo, que el amor. La esperanza nos salvará de nosotros mismos. Yo soy religioso y no tengo nada en contra de quien no lo sea. Pero el sentimiento de fe hacia una religión es lo que mantiene con esperanza a los creyentes. ¿En qué crees tú, ateo? Crees en ti mismo. Crees que tu vida será la mejor. Cada uno tiene libertad de pensamiento, poder creer y razonar de la manera que mejor prefiera. Que cada uno piense por si mismo, ésa es la esencia del ser humano. Por eso somos únicos. Cada persona es especial, porque es única en todo el universo. Nunca ha habido nadie como tú en el universo y nunca más lo habrá.  Sólo cree en ti. Cree en la esperanza.

¿Qué es la vida?

Me pregunto por que la vida es hermosa, nadie sabe porque pero es hermosa y única, supongo que la vida es como la arena ya que se va entre tus dedos. La mejor compañía es aquella que te quiere y te respeta. La muerte es inevitable y la vida escurridiza, por eso hay que cuidar y apreciar cada simple segundo de nuestra corta existencia. Para el mundo no somos nada pero para nosotros el mundo es todo, creo que es irónico y un tanto gracioso. Somos perros que vagan por un universo de posibilidades y consecuencias, buscando amor y alguien con quien sobrellevar el dolor. Yo lloro aveces cuando pienso que cada persona que quiero es frágil como un pajarito recién nacido, como una amapola, como la vida misma.

Su alma en otro ser

En el núcleo inmenso del abismo, allí estaban, asolados, perdidos... Dos amantes abatidos por la cálida pasión, miradas fijadas en la misma dirección. Ojos encerrados en la jaula de su amor, él acariciaba su cuerpo como el más suave terciopelo, ella sentía el calor en las yemas de sus dedos, como se iban acercando hacia su corazón.
Sus besos prometían aún más que ayer, sentía que debía entregar su alma con fervor. Engullía su lengua, mientras él acariciaba sus perdidos pechos, allí en la nada, en el cielo más oscuro, existía su único destello. Esa luz quemaba por momentos a los dos, se adentró esta vez en el crepúsculo de su noche. Ella siempre se sintió atraída con la idea de aquella culminación, pero esta vez todo lo juzgado quedó a un lado. Esto era diferente, por fin pudo sentir, el fuego con júbilo.... De sentir su alma apropiada en otro ser.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Por ser tuyo

No se como fue, ni porque fue, pero esa sonrisa que tienes me enamoró completamente. Esos ojos marrones que si, es un color muy común, pero tu haces que sea diferente totalmente. Tus pequeñas manos que cogen de vez en cuando las mías enormes. Tu nariz que tanto me gusta, será porque es tuya. Tus pies pequeños, que hacen que andes junto a mi, aunque a veces parece que te han dado cuerda, porque vas casi corriendo. Tus carnosos labios que tanto me gusta besar y morder, aunque no me dejes porque dices que te quedan marcas, a pesar de que muerdo suave. Tus mofletes, que me gustan más que a una abuela, aunque yo soy más de besarles y darles pequeños mordiscos. Tu cuello que todo el día ando besando y te hace cosquillas. Tus abrazos, que a pesar de no poder cogerme entero, me haces sentir que si puedes... Seguramente sea porque es tuyo, pero he de reconocer que sin todo ello, me constaría salir adelante, así que no me dejes nunca, porque tienes un yo que se, que que se yo que me encanta.

sábado, 1 de febrero de 2014

La verdadera amistad

Vivimos en un mundo donde la amistad es algo poco valorado. Denominamos amigo hasta a alguien a quien conocemos desde hace dos días, y eso es un grave error, ya que esa persona igual cuando necesitemos ayuda no estará. Siempre debemos brindar la oportunidad a la gente de entrar en nuestras vidas, pero muy pocas veces debemos dejarles dentro. Solo las personas que se lo merezcan, podrán permaneces dentro de nosotros ya que serán las únicas que si necesitados ayuda el día de mañana estarán. Brindemos la oportunidad a la gente de entrar en nuestras vidas, pero solo dejemos permanecer a aquellas que valga la pena.

Estupidez humana

Todos buscamos una mano que nos acompañe y nos ayude a levantarnos, un hombro en el que desahogarse cuando tenemos problemas y miradas que nos hagan felices. Todos buscamos lo mismo, todos necesitamos lo mismo. Entonces, ¿Por qué nos auto-destruimos entre nosotros? Porque el ser humano es cruel y estúpido por naturaleza. Somos propensos a hacer daño, a no ver el otro punto de vista. Tenemos esa tendencia a soltar la mano que nos acompaña, a apartar el hombro sobre el que lloramos y a perder de vista a quien nos hace sonreír. Somos estúpidos por no pensar, por no pensar en los demás o por no pensar realmente en nosotros. Dime tú si te has dicho alguna vez: "Si me lo hubiese pensado mejor esto no habría pasado" o "Por esta tontería.."
No pensamos en lo que hacemos, en lo que decimos.. Somos tan crueles que no solo hacemos daño a los demás sino que nos machacamos por dentro. "Soy un tonto, estoy gordo, soy una porquería..", etc. Somos así, perdemos lo que queremos, nos hacemos mal por no pensar. Pensemos en lo que hacemos, pensemos a quién queremos, en lo que decimos, a quién y cómo. Intentemos ayudarnos y no matarnos. Intentemos ser mejores personas. Solo así el mundo será mejor.
Yo aún guardo una esperanza de ello, aunque se que somos así y poco a poco esa esperanza se desvanece, aunque todo a nuestro alrededor se pudra lentamente. Cada uno aporta lo que puede, yo, por ahora, lo intento.