Traductor

lunes, 27 de mayo de 2013

Ahora solo queda esperar...

Llueve,
desde que te fuiste,
mi cielo se tintó de gris,
una sustancia roja sale de mi interior,
me duele el corazon,
vuelve,
por favor…

Sigue lloviendo,
necesito oír tu voz,
tan suave y áspera a la vez,
tan elegante como callejera,
mi felicidad se derrite en tu interior,
el delirio cada vez está más cerca de mi corazón...

Está saliendo el sol,
tomo una medicación,
intentan pararme,
no lo conseguirán,
esto me ayuda a olvidar…

Oigo tu voz,
pues, en mi mente estás,
escucho tu respiracion,
guardada en mi corazón.

Desde el cielo te quiero contar,
mis ganas de vivir,
mis ansias de llorar,
ahora solo me queda esperar…