Traductor

miércoles, 29 de mayo de 2013

Al filo de la locura

Voy danzando al son de sombras y recuerdos que ya no volverán, he perdido el rumbo víctima de ilusiones que luego se tornaron lanzas traicioneras, dañando el corazón cuyo delito solo fue soñar.
Camino día a día por los límites de la locura, vagando entre demonios y remordimientos que atormentan mi mente, viviendo en un precipicio del que no puedo volver.
Experimento la ausencia de tus besos, el frío de la soledad que me castiga sin razón aparente, y todo en el límite de la locura, donde ya no siento el viento en mi piel, mis ojos no aprecian el más bello amanecer, ya no importa si no tengo el amor que tanto esperaba, amor que pensé llevaba tu nombre, y solo llevaba la traición marcada en el alma.
Camino en los límites de la desesperación, ya no importa si estoy bien o mal, o si continuo hundiéndome en la penumbra, enloquecí por dártelo todo, te fuiste por miedo dejándome sin nada, y a pesar de que ilumine mi abismo, sigo caminando por el límite de la locura, donde en cualquier momento quizás me salve, quizás me muera.
A veces distingo destellos de luz que dan esperanza pero son espejismos que se ríen de mi para seguir en mi límite de locura, en mi tortura personal, en el infierno en el que me sumieron esos momentos.