Traductor

sábado, 16 de febrero de 2013

Una gran reflexión

¿Por qué todo es tan difícil? ¿Por qué no vivimos y dejamos vivir en paz? ¿Por qué al mirarnos al espejo nadie se ve bien? ¿Por qué hay gente que se hace daño por culpa de los comentarios de otros? Somos humanos, seres vivos, iguales, y no paramos de hacernos daño los unos a los otros, la gente no entiende que venimos del mismo lugar, y acabaremos de la misma manera, engullidos por la muerte. Nacemos para morir. Nacemos libres, ¿por qué hay gente que no tiene ese derecho? Tal vez porqué son los más débiles. Solo nos importa una cosa, el dinero. Y con el dinero no vas a poder comprar tu inmortalidad, es más acabarás como uno más de esos a los que estás consumiendo poco a poco, acabarás igual que esa persona a la que cada día ves y te ríes de él o ella, acabarás muerto o muerta. Si la gente tuviese en cuenta valores como la felicidad, el amor, la paz...Si estos valores estuvieran por encima del dinero, la corrupción, las guerras, el egoísmo, el deseo a hacer cualquier cosa a cambio de bienes materiales...El mundo, sería mejor. Decidme, ¿de qué vale ser millonario si estás solo con una enfermedad incurable? ¿De qué vale esclavizar a niños a cambio de dinero si luego vas a morir y ese dinero no te pertenece? ¿No es mejor compartir y vivir cada uno con lo que tiene? Cada uno tiene derecho a vivir su vida como quiere, ¿por qué unos si y los otros no? ¿Por qué lo digáis vosotros? Miro a mi alrededor y cada día observo más corrupción, personas egocéntricas, ambiciosas, egoístas, mentiras y más mentiras, es un mundo falso. Nadie se preocupa realmente de la esencia y la importancia de las cosas hasta que las pierden. No entiendo como hay gente que pueda negarse a su paz interior, a su bienestar interior y prefiera las cosas materiales, dinero y más dinero. Yo no quiero vivir en un mundo así ¿sabéis? De pequeño lo veía todo tan bonito... ¿Por qué? Porque de pequeños con nada somos felices, un abrazo es el mejor regalo que nos pueden hacer, un plato de comida, un refresco... Ahora la gente mata a otra gente por obtener un país, por hacerse con un país, ¿de qué os vale eso? De verdad, no lo entiendo, esas personas son como vosotras, necesitan también su espacio, ¿no lo podéis compartir? ¿acaso no tenéis espacio en este mundo? Esto se hizo para todos, no se diseñó para construir fronteras, para separar familias, destrozar corazones. Detrás de esa vida, hay una historia, y acabáis de darla por finalizada, ¿por qué? Porqué os ha dado la gana, por interés. No lo entiendo. Sentémonos un segundo, cerremos los ojos y pensemos. Pensad antes de hacer alguna locura, pensad en las palabras que diréis a la otra gente, de como las tratáis, quered a los otros, no juzguéis sin conocer, no juzguéis por las apariencias, comprad lo necesario y ayudad a la gente que lo necesita, algún día esa persona a la que hoy has visto por la calle tirada como un perro, marginada por la sociedad, a las que vemos cada día y ya se ha convertido en una rutina, en una cosa normal, podrías serlo tu y estoy segura de que a ti también te gustará que te ayuden. Empecemos a luchar por un mundo mejor, dejaos de tonterías y centraos en lo más importante de esta vida, vivir felices, dejar vivir felices a los demás. Y que las sonrisas se conviertan en el mejor regalo del día.