Traductor

domingo, 24 de febrero de 2013

Olvida la mentira

Las mentiras quieras o no se caen por su propio peso. Y ya es de tontos mentirle a alguien cercano, pero aún más de tontos es mentirse a sí mismo. Eso es una mentira que no sirve para nada. ¿Qué finalidad tiene? Yo por lo menos no le veo ningún beneficio, al contrario. Puedes acabar creyéndote esa mentira. A lo mejor sólo lo haces para sentirte mejor, o a lo mejor quieres con ello huir de una realidad que te atormenta.
Pero tarde o temprano volverás a abrir los ojos, y esa realidad de la que huías volverá a enfrentarse a tí con más fuerza que antes, te dolerá mucho más. Con mentirte a tí mismo sólo consigues retrasar una situación que te produce dolor, pero es inevitable que pase.
No te engañes, con esa mentira no solucionarás nada. Lo triste es que ni por esas consigues engañarte a tí mismo del todo, en lo más hondo de tí siempre estará esa realidad. Asique deja de mentirte a tí mismo, enfréntate a esa verdad que te duele o te asusta tanto... En serio, tarde o temprano te beneficiarás de ello