Traductor

domingo, 24 de febrero de 2013

Una amistad eterna

Me gustaría decirte muchas cosas, pero empezaré por agradecerte todo. Me comprendes, me ayudas en los momentos más difíciles, me aportas todo el cariño que puedes llegar a ofrecerle a alguien y me garantizas tu eterna amistad. Por eso, querría decirte que te quiero mucho y que a pesar de los mosqueos que pillemos a veces, siempre me tendrás aquí para ayudarte en todo lo que necesites. Si necesitas hablar con alguien, llámame; si necesitas llorar, estaré a tu lado siempre para que puedas hacerlo tranquilamente; si quieres que te hagan feliz, no tienes más que buscarme, ya sabes dónde encontrarme; y si quieres tener a alguien a tu lado para siempre... No tienes ni que pedirmelo, porque allí estaré yo.