Traductor

miércoles, 27 de febrero de 2013

Un poco de esperanza

Todos tenemos problemas, unos más graves que otros. Pero, ¿Sabéis qué? Los nuestros siempre son los peores, los más graves de todos, los más difíciles de superar... ¿Por qué? Porque son nuestros. Y yo soy el primero que dice lo mismo, pero cada día me voy dando cuenta de que no somos tan desgraciados, que nuestros problemas comparados con otros no son tan terribles, y lo peor de eso es que no nos dejan disfrutar plenamente de la vida, de nuestra vida, de la única vida que tendremos. Por un absurdo y estúpido problema. Pero, hagamos una cosa, hagamos un trato, ganemos esta batalla, y no, no es una proposición, sino una obligación, la tenemos que ganar y ¿Sabéis? la ganaremos. Da igual lo difícil que te lo ponga la vida, de las veces que caigas, de las lágrimas que derrames, de las veces que te encalles, da igual, no te rindas, eso solo empeorará las cosas, creo que vales mucho más que eso. Y si, te tendrás que tragar muchísima mierda, pero la vida te acaba devolviendo lo que has hecho, de las huellas que has ido dejando. Tener problemas es humano, pero tenemos que aprender a afrontarlos y no huir de ellos, porque la huida nunca es la solución, el problema seguirá ahí y tarde o temprano te lo volverás a cruzar por la vida. Hacedme caso y quereros un poco más, superad vuestros problemas, alcanzad vuestras metas, haced que cada día sea algo nuevo, una nueva aventura, que tengáis ganas de salir y vivir la vida, que tengáis ganas de sonreír y de gritarle al mundo, al fin, que eres feliz.
Decirlo es muy fácil, probablemente después de leer esto no os va a solucionar nada, vais a continuar pensando lo mismo y vais a estar en la misma situación, pero pensad un poco, todo tiene solución, a veces está muy escondida, pero eso no quiere decir que no exista.