Traductor

martes, 26 de febrero de 2013

Siempre nos quejamos

Nos quejamos, nos quejamos porque no nos gusta nuestro pelo o porque no nos sienta bien una camiseta. Nos quejamos de los enfados con un amigo o de tener mucho trabajo. Es algo natural. Nos quejamos.
Hay personas que realmente tienen problemas serios y que, a lo mejor, ni siquiera tienen solución. Existe gente que puede no llegar ni siquiera al ocaso de hoy. Esas personas, esa gente, no se queja. Son capaces de pensar que la vida es algo que hay que aprovechar y que no merece la pena pensar en todos los problemas que pueda haber sino que es necesario, y me atrevería a decir que imprescindible, plantarles cara y luchar. Luchan cada día sin rendirse y lo hacen con tanta fuerza que para mi resulta motivo de admiración.
No te digo que no protestes, si algo no es bueno para ti es innato lamentarse por muy pequeña que sea la razón. Lo único que digo es que más que sollozar debemos hacer frente a los problemas y tratar de seguir adelante sin que estos nos frenen, porque la vida es demasiado corta para desperdiciarla.


La vida es una oportunidad que recibimos para ser felices. Si ellos pueden, el resto también.