Traductor

domingo, 17 de febrero de 2013

¿Completos o incompletos?

Ying y yang. Blanco y negro. Johnny Cash y June Carter. Silencio y ruido . Miedo y valentía. Podría seguir enumerando parejas que se hacen imposibles de nombrar sin tener en mente su acompañante.
Solemos hacer relaciones de palabras y habitualmente van en pares. No sé muy bien por qué, será porque es ley de vida. Será que estamos destinados a completar o ser completados con nuestro par. ¿Seremos todo parte de un dúo? Lo siento , pero a mí me da la risa cada vez que escucho eso de “tu media naranja”. Creo que hay metáforas mejores, o eso quiero pensar… No me gustaría tratar este texto desde un punto de vista romántico; me aclaro: no quiero hablar de amor. Más que nada porque no estoy en las mejores condiciones de hacerlo. “No robes un Ferrari, si no sabes conducir”, o eso dicen ¿no? . Pues eso, a lo que iba. Que nos meten en la cabeza la vocecilla esa que nos dice que hay dos principios supremos. Yo pasé por varias fases. Al principio me lo creí; de esto que eres pequeño, y cualquier afirmación que te diga algún adulto, con un tono un tanto serio y respetable, acabas por creértelo. Con el paso de los años lo negué por mis propias fuentes empíricas. Yo veía que las personas no tenían por qué estar unidas a otras o escuchaba a familiares y amigos negar depender de algo. Hasta que me dí cuenta que el dualismo no tenía por qué estar personificado. Pensé que si no hay luz no sabríamos lo que es la oscuridad; que si no existiera lo malo, desconoceríamos lo que es lo bueno. Que al final van a tener razón con eso de que una idea se completa con otra idea. No me lo quería creer.
¿Qué yo dependo de algo más para existir?, ¿qué hay dos fuerzas opuestas que se completan?. Parece que todo tiene dos realidades o dos puntos de vista distintos. Uno no es mejor que otro, ni mucho menos. Son distintos. La ejemplificación es lo mio: una fuente con monedas.¿ Eres de los que las tiran y piden un deseo, o de los que se meten al agua a cogerlas?