Traductor

lunes, 4 de marzo de 2013

Que será de mi...

Había encontrado lo que buscaba, sin esperarlo. Lo tenía delante de mis ojos, y yo ni siquiera lo veía. Llego a mi vida, y me di cuenta en el primer instante que era lo que yo quería. Al principio me sentía confuso, quizás porque no estaba seguro. Ya dudaba de todo y de todos.
Pensaba que ya no podía equivocarme más, y tampoco arriesgarme más...
Pero algo me dijo que por ella, si valía la pena arriesgarse. Pensé que si lo sentí, significo algo. Y ya que algo peor no podía llegar. Me deje llevar...
Y no me arrepiento ni un segundo de la decisión que tome aquel día.
He pasado diez meses increíbles. Cada momento a su lado ha sido único. Jamás pensé que cuando me había rendido, aparecería de repente.
Me hizo ver tantas cosas... Me abrió los ojos. Me hizo darme cuenta de que nadie vale lo suficiente como para hacerte creer que lo verdadero no existe. Sin duda valió la pena cometer todos aquellos errores, la vida me puso delante a una persona maravillosa.
Ahora, que quizás este sea el final. Realmente siento un dolor que ni siquiera puedo llegar a explicar. Un arrepentimiento. De que mis dudas, mis inseguridades, mi pasado, mis errores... No me dejaron entregarme como había querido hacerlo. Ahora siento que podría haber hecho mil cosas que no hice. Cada día al levantarme, me pregunto que sera de mi ahora. Después de tanto tiempo, me siento solo. Te necesito.
Mi felicidad se fue.
Se que hubieron mil obstáculos, que los dos cometimos errores. Pero eso no fue lo suficiente importante para separarnos. Pero sin darnos cuenta poco a poco nos hicimos daño. Con todas mis fuerzas seguía adelante yo solo. Sentía que a veces te ibas, otras en cambio no tenía la menor duda de que siempre te quedarías. A pesar de todo, nunca he tenido el valor suficiente para decir hasta aquí. He tenido miedo de perderte, y aún lo sigo teniendo.
Sabía que juntos en estos últimos meses he estado sufriendo... Pero sabía que sin ti también iba a sufrir. Lloro mil veces al día. El mundo día a día se me cae encima. Se han caído los esquemas de mi vida, ahora que todo era perfecto.
Ahora todos mis días son como esos días grises que no nos gustaban. Me levanto y me acuesto pensando en ti. No puedo llegar a hacerme la idea, de que ya no estarás. No tengo valor, para olvidarte. Nada es igual desde que ya no estas...
Lo tenía todo cuando estabas aquí. Nuestros sueños juntos, tus besos, tu calor... Ahora que te has ido no me queda nada.