Traductor

martes, 26 de marzo de 2013

Un recuerdo que olvidar

Me convertí en recuerdo, fui arrastrado por la lluvia hacia el fondo de un abismo del que jamás sería capaz de escapar. Me obligué a mi mismo a ser pasado con la esperanza de no conducir su camino hacia el río de lágrimas que llevaba mi nombre, intenté curar heridas de las que yo era responsable y al final abandoné.
Mi único regalo era verla sonreír, y ahora bajo la lluvia y el frío, en este mes sin luz, me pregunto si hice lo correcto, si fui egoísta al forzar mi olvido y al abandonar mi puesto en la batalla perdida de su nombre. Dejé su verde sin luz, y mi luz sin su sonrisa. Dejé su nombre en mi recuerdo, y el mio en el olvido... lo dejé todo, todo por intentar que su luz fuera la más grande de todas; no conseguí nada más que lluvia en sus ojos y tristeza en sus palabras. Ruinas capaces de contar una historia intensa de batallas, de sentimientos, de mundos destruidos y almas sin camino. Lo dejé todo y volvería a hacerlo, porque yo no soy más, que algo que merece la pena ser olvidado.