Traductor

jueves, 14 de marzo de 2013

Realidad de un sueño

Ya que estas leyendo esto, te digo que no pienses solo donde te pongan una pared, piensa a través de ella, de sus escombros, de sus nieblas… siempre encontrarás algo; hallar un lugar lo más próximo a tus ojos, a tus sentidos. Como te darás cuenta no necesitas ser un Einstein, un Newton, un Bécquer, tu solo te puedes imaginar columpiándote sobre la luna, abrazando al sol y viendo las olas del mar rozándote mientras sueñas.
¿Y porque soñamos? Si me lo preguntas a mí no llegaremos a ningún sitio, y a ti mismo tampoco, solo sabemos que en esas 8 horas podemos llorar, reír… Podemos…, y esto es lo más importante, imaginar un mundo mejor, porque da igual que estés hasta el cuello, que seas un magnate, todos hemos pasado miedo después de una pesadilla, todos nos hemos levantado con una sonrisa, todos hemos sentido la pasión de sentir algo que a sabiendas que nunca ocurrirá, tenemos la capacidad de hacerlo ese algo, ¿recuerdan estar enamorados? o cuando venían los reyes, o simplemente cuando esperabas impaciente al día siguiente por algún hecho que sabrías que iba a ocurrir con certeza y las horas pasaban más lentas, dicen… dicen que los sueños es un simple trámite para descansar nuestra mente, dicen que los sueños no son nada más, pero que sería de nosotros sin ellos, es nuestro aliciente, y si crees que esto ya lo sabes, te reitero que mañana antes de acostarte, pienses en lo que quieres de verdad, el amor de esa chica, esa entrevista, esa competición, ese instante, imagínatelo bien en tus sueños, visualízalo mil veces, millones, llora, ríe, ama, odia, quiere, besa, abraza y levántate pensando que lo vas a conseguir, porque ya no te da miedo, vas a conseguirlo, nadie te va parar, si soñamos cosas que no han ocurrido, ¿porque no va a poder pasar en realidad?. Hazlo, cree en ti mismo.