Traductor

domingo, 28 de julio de 2013

Adiós rotundo

Esta vez me iré en serio. Ya no volveré a ser el tábano que molesta en sus orejas. No habrá más frases que critiquen, que digan cosas impropias o que no os gusten viniendo de mi. No habrá más "verdades supuestas e irritantes", para unos, o "supuestos razonamientos", para otros. Divertiros, quereros y contemplaos mutuamente. Me despediré, aunque dejaré como huella lo escrito anteriormente. A mucha gente la considero parte de mí y a ellos les dejo mis textos para que no me olviden. Quitarlos sería como adueñarme de ellos, pero en realidad son vuestros. Es tarde para componer errores. Espero me disculpéis. Me voy, mi adiós es indeclinable, es irreversible. ¿La razón? No tengo muchas no tengo muchas ganas de seguir. Cometí demasiados errores en mi vida, y creo que ya es el momento de ir en busca del perdón, aunque algunos temas prefiero dejarlos de lado, pero tarde o temprano tendré que ir buscando ese perdón.
Adiós os digo a todos, y me retiraré como mejor me sale. Escribiendo para este texto para vosotros, y este poema para ella.

Se que no e sido lo mejor en tu vida,
que no te e echo la más feliz del mundo,
puesto que no me diferencio del resto,
aunque puede que sea mentira.

Te agradecería todo,
pero se me acaba el tiempo,
porque la decisión que e tomado,
me dejará un escarmiento.

Gracias mi princesa,
por tu gran dulzura,
y la bonita aventura,
que en ahora me pesa.

Adiós.