Traductor

viernes, 9 de agosto de 2013

Antigua adicción

Siento la necesidad de tocar tus manos, ver tus ojos, poder abrazarte, respirar el agradable aroma que desprendes... Hace más de un año que te conocí, y te has convertido en mi droga. Si, soy feliz cuando no estoy contigo, pero lo soy más cuando estoy contigo. Sólo en recordar las tardes que pasamos juntos, se me anima hasta el día más triste. Me hace ver un rayo de luz hasta en el día más nublado. Gracias a ti me convertí en algo nuevo. Me centré en lo que tenía que centrarme, pero también me di cuenta que perderte, me estaba deteriorando poco a poco. Estamos en verano, y los días son muy largos. Tengo que reconocer que puedo estar sin ti. De hecho tomaste una decisión hace no mucho, y no creo que vuelvas más, pero... ¿Por qué rallarse? No vale la pena. Si no quieres volver, es tu decisión. Allá tu, no te voy a obligar bajo ningún concepto. Ahora mismo puedo decir que soy feliz, que eso no quita que te eche de menos algún que otro día, porque lo hago, pero soy feliz. Estoy haciendo mis propias canciones. Ya tengo 2 terminadas completamente, y tengo otras 2 a medias. No las publicaré ni las pondré en ningún sitio, porque es algo que se va a quedar para mi, como recuerdo de todas las veces que me apoyaste a seguir con la música cuando lo quise dejar. También tengo este blog, que es muy posible que hasta dentro de mucho tiempo no dejaré de escribir, porque tu me apoyaste para que siguiese con el, y no le cerrase nunca. Que decir sobre todo el apoyo que me has dado, y sobre el haberme aguantado... Porque aguantarme a mi cuesta bastante, y sino, que se lo digan a mis padres y mi hermana. Personas a las que le debo también mucho, pero que ya les dedicaré la entrada que se merecen dentro de un tiempo. Pero hablando de ti. Tu has sido mucho para mi, y lo sigues siendo, sin embargo, no te puedo obligar a que vuelvas, pero sólo te digo una cosa: Si vuelves, que sea para que seamos felices de nuevo, y si no vuelves, te deseo lo mejor, y ojalá nunca te encuentres en la situación que estuve yo, porque no es nada agradable.