Traductor

sábado, 29 de junio de 2013

El valor de un blog

Todos tenemos ideas que queremos plasmar en algo. Unos las plasman en un papel, otros en una letra de una canción, en un objeto, en un momento, etc. Yo sin embargo, las plasmo en internet, más concretamente en mi blog. Mi blog ya forma parte de mi, es algo que si por alguna razón pierdo, me volvería alguien que no quisiese ser, porque ya no tendría ninguna forma de desahogarme, de expresar mis sentimientos y mis ideales. Se que esto que escribo es privado, forma parte de mi vida privada, pero me gusta que la gente lo lea, que se ponga por unos minutos en mi lugar, golpe tras golpe, alegría tras alegría. Todo lo que me pasa lo plasmo aquí, con la finalidad de desahogarme, sentirme bien conmigo mismo, y lo consigo. Podría enrollarme a escribir en cada entrada, podría escribir un diario, podría hacer muchas cosas, pero yo soy feliz con mi gran amigo el blog. Lo se, soy un bloguero en potencia, un loco de la vida, pero soy feliz. Si no fuese por todo el apoyo que e recibido de familia, amigos, conocidos, desconocidos, incluso de profesores, posiblemente no habría seguido con esto, pero gracias a ellos seguí, y ahora, no dejaría esto por nada, porque es como mi cuaderno de bitácoras. Está todo sobré mi y sobre lo pienso de algunas personas. No me importan los comentarios arrogantes, o con el fin lucrativo de hundirme y que lo deje, porque yo soy feliz, y se que mucha gente lee lo que pongo. Escribir es un placer de la vida, y tener un blog donde desahogarte escribiendo, es un preciado tesoro.