Traductor

miércoles, 22 de marzo de 2017

Y otro golpe más...

Muchas veces me pregunto que hago mal, porque no es normal que a pesar de luchar el destino siempre me termina de golpear... Si te lo preguntas, es si, otra vez estamos en las mismas, el mismo sentimiento que hace un año, la misma patada en el estómago, el nudo en la garganta y la duda del por qué y el cómo. Vuelve la sensación de vacío que toda persona odia sentir, pero la verdad es que cada vez las hostias se amortiguan más, ya que el callo que hay se va haciendo más duro, pero a su vez va evitando el contacto con el calor, y aumentando el miedo a que te hagan lo mismo de nuevo... Vuelve esa sensación que hace que hasta el día más soleado tenga una negrura que te impida animarte, llegan los "Lo siento", los "Tienes que tirar para delante" para arrollar los "Te quiero" o los "Me haces muy feliz". Oigo como la soledad y la tristeza llaman a mi puerta, pero por más que lo evito, siempre acaban entrando, ya que tienen copia de la llave para entrar. Dicen que es ley de vida, y yo doy toda la razón, y además añado que eso forja tu camino y te hace más fuerte, porque si, duele como si te estuviesen arrancando el corazón estando vivo, pero toca seguir para adelante como dice la gente, buscar el apoyo en esos que nunca te abandonan y no abandonar las metas, porque son esas metas las que te dan  la vida, y nada ni nadie tiene que hacer que las abandones. Si me preguntasen que puedo sacar de positivo de esta sensación, podría decir que la sensación de estar vivo, de ver que por muy duro que te creas tienes sentimientos, y que aquí es donde ves quienes están de verdad y se desviven por hacerte feliz o por lo menos intentar o verte mal. Pero como ya se dice, la vida sigue, así que solo queda aprender de estas cosas y decirte gracias, si, gracias por lo que me has hecho sentir y por el apoyo que me has dado.