Traductor

sábado, 16 de noviembre de 2013

Ganas de llorar

A veces tengo ganas de llorar. Una canción triste puede ser la gota que colma el vaso para que las lágrimas empiecen a brotar y en ese momento, no hay quien las pare. Y puede que sin saber por qué, y puede que sabiendo el por qué, lloras, lloras y piensas, piensas y lloras. Y te derrumbas. Duele y no se lo cuentas a nadie, porque eres así, te guardas las penas en ti, a veces te desahogas con alguien, otras no, y sonríes, sonríes al mundo siempre, sin dejar ver ese lado tuyo que ni tu mismo quieres recordar. Vives, afrontas las cosas, las dejas a un lado, y no dejas que ellas te impidan vivir el momento.