Traductor

lunes, 4 de abril de 2016

Un haz de luz

A veces no hace falta más que una simple mirada, un abrazo, una sonrisa... Una semana despúes, he vuelto a tener un rato de uz dentro de mi. La verdad es que ha valido la pena lo hecho para verla, y la verdad que lo haría todos los días, porque hoy ha sido un día diferente a los demás. Durante excasos 10 segundos he sido feliz de nuevo. He sentido que frenaba mi caída  y me quedaba flotando, como si fuese a dejar de caer para volver a elevarme, pero dentro de mi sabía que no era más que unas pocas más de esperanzas. Me hubiese gustado estar más tiempo, pero no quería tampoco molestar... Me hubiese gustado no soltarme de ella, pero no quería molestar. La verdad es que la echo de menos a ella y la sensación que tenía de felicidad todos los días gracias a ella, pero tampoco puedo hacer otra cosa que no sea esperar y demostrarle que la quiero y que no voy a dejar de luchar por ella en ningún momento. Dicen que si quieres algo lo dejes marchar y si está escrito volverá, pero eso no es más que una simple patraña. Si quieres algo lucha por ello hasta que no puedas más, porque si lo dejas ir, lo más seguro es que no vuelva, por eso yo voy a luchar por ella lo que haga falta. No voy a decir que me ha hecho sentir como nadie, pero en muy poco tiempo me ha demostrado más que muchas personas, y me ha hecho sentir cosas que nadie nunca antes me había hecho sentir. Solo espero poder volver a verla pronto, aunque no se si será posible, pero siempre queda la esperanza y las ganas de luchar, porque la quiero demasiado como para perderla.

domingo, 3 de abril de 2016

Sin perder la esperanza

Y ya hace una semana... Una semana que se me ha hecho la más larga del mundo. Una semana sin tus buenos días, sin tus buenas noches, sin tus idiota, sin tus risas... Una semana en la que mis ganas de vivir no han sido muchas que digamos, pero tengo que luchar, porque son las esperanzas y mis ganas de luchar por ti las que me animan a seguir adelante. Se puede decir que no he tenido una buena semana, ya que después de lo tuyo me han pasado más cosas, que la verdad, no me han ayudado nada, pero bueno... Si que tengo que reconocer que me gustaría volver a ver tu sonrisa, tus bonitos ojos azules, tu hermoso pelo, que aunque estés empeñada en cortártelo porque dices que está quemado todavía, yo siempre he opinado que no. Tengo ganas de volver a oír tu voz de niña pequeña, esa que tanto me encanta. Poder respirar el dulce aroma que desprende tu piel... La verdad es que me cuesta estar sin ti. Las noches son lo peor, porque como ya sabrás, es cuando más delicado estoy siempre. La verdad es que me gustaría contarte cosas que no te conté por miedo a que pensases que estaba loco, cosas de mi vida que nadie sabe, y que tanto querías saber. Sinceramente, no se hacia donde me dirijo, porque estoy perdido sin ti. Tu eras mi brújula, la luz que me guiaba por el camino correcto, y de repente te has ido, y me he encontrado en un cruce donde no se hacia donde ir. Tengo la esperanza de que algún día vuelvas y me sigas guiando por el camino correcto, el camino donde ser feliz contigo... Ese camino el cual no llevaría mi nombre ni el tuyo, sino un nosotros, pero la verdad es que solo me queda esperar y no perder la esperanza...

viernes, 1 de abril de 2016

Te echo de menos

Hola, probablemente no leas esto, pero tengo la esperanza de que si. Solo quería decirte que te echo de menos. No hay hora del día donde no te piense, puesto que te tengo en todos lados. La bromas que hacía con quien tú y yo sabemos ya no tienen gracia puesto que me falta tu voz diciendo "Joe, que malo eres". Echo de menos esos mordiscos que tu bautizaste como besitos con dientes, pero vamos, eran mordiscos en toda regla, pero la verdad es que me encantaban... Echo de menos tus miradas de cachorito pidiéndome cosas, o tu voz de niña pequeña. Echo de menos esos momentos abrazados o tumbados el uno sobre el otro acariciándonos la cabeza. Echo de menos acostarme por la noche y tenerte delante mío para darte las buenas noches y decirte que te quiero, o el hecho de mirarte a la cara y decirte cosas bonitas mientras dentro mío me comen los nervios. Echo de menos esos buenos días con la voz de recién levantada, o las buenas noches que me podían alegrar cualquier mierda de día... Echo de menos tus "bobo", "idiota", tus "me encantas", nuestros "Ashu"... Te echo tanto de menos... Se que no hace mucho de lo que ha pasado, pero te aseguro que cada día que pasó sin ti se me hace más duro el camino. Cada día es como si pasase un invierno gélido por dentro de mi, y poco a poco me va congelando y acabando conmigo... Simplemente quería decir que te quiero y te echo de menos.