Traductor

viernes, 3 de enero de 2014

Eres tu y eso basta

Me perdería en tus ojos aun que me advirtieran de que no podría salir nunca más. ¿Sabes? Eres mis ganas y mi felicidad. Curas mis miedos y mis problemas, me haces sentir bien. Dicen por ahí que una persona es grande por la otra persona que tiene al lado; bien, entonces debo de ser muy grande porque tú no tienes comparación ni con el sol.
Eres el soplo de viento cuando hay bochorno en verano, eres el agua fría que fluye por mi piel mientras se me eriza la piel, eres el primer beso pero también el último, también eres ese abrazo de despedida, esa lágrima de felicidad pero también la de tristeza. Eres esa mirada de apoyo cuándo las cosas salen mal, eres ese beso en la oreja o en el cuello que consigue que tenga escalofríos, eres palabras envenenadas y estrellas fugaces. Eres el sol, la luna, el espacio, eres acción y pausa, tiempo. Eres música, a veces eres acordes de guitarra. Tu piel es un pentagrama y mis besos las notas. Eres orgullo, dulzura y amor. Eres todo y eres nada. Eres tanto, luna llena, cielo estrellado, eres amanecer por la ventana o una apuesta de sol en la playa. Eres la nieve que cae o la lluvia en otoño, eres la arena de la playa y las nubes. Eres paz, libertad y poder. Eres cómo una sonrisa a la mañana, eres un te quiero, a veces un te amo. Eres todo lo que quiero en definitiva. Eres tú, toda la belleza del mundo se resume sobre las cinco letras de tu nombre. 
Así que espera un momento por favor, porque eres mi plan a, b, c, d, e...
Que te confieso que ya escuché todo lo que has dicho y no me sirvió de nada, porque te prefiero en mi almohada. Tengo más deudas con tu espalda de las que nadie tendrá jamás con la luna. Eres competencia, esfuerzo, trabajo, progreso. Eres tú y con eso me basta.