Traductor

domingo, 17 de noviembre de 2013

The story of my life

Todo empezo con la unión de dos personas, un amor infinito, irrompible, del cual nacieron dos pequeños bebés. El primer bebé fue una preciosa niña que se llamó Patricia, y otro que se llamó Víctor. Su vida no fue la misma que la de un niño normal. Todos los días aparecía en casa con un golpe diferente, y sus padres ya no sabían que hacer con el. No podía estar quieto ni un solo momento, y estaba más en el suelo que de pie. Nunca le faltaron las cosas, lo tenía todo, y cuando venían los reyes, siempre pedia coches y más coches para jugar. Era pura magia lo que sentía al jugar con sus coches, porque una vez empezaba a jugar, se aislaba del mundo, se metía en su mundo, y creaba sus historias de héroes, atracos, persecuciones... Jamás inventó una de amor, porque no le importaba lo más mínimo. Solo se preocupaba de jugar con sus juguetes y ser feliz. Era una familia feliz, más que cualquier otra. Pasados unos años llegó una mudanza, muchas despedidas. Dijo adiós a todos sus amigos de la infancia, a su antiguo colegio, a su gran amigo David, que vivía en frente y con el que pasó muy buenas tardes de pequeños jugando con los Playmobil. Ya en su nuevo y actual pueblo, en el cual no tardó en hacerse amigos. Aún conserva la amistad de dos, Alex y Cristhian, los cuales le acogieron y formaron un grupo que todavía persiste. Pasaron los cursos de primaria, y durante esos 3 años, disfrutó mucho con sus amigos del colegio, donde conoció a dos amigos para toda la vida, en su comunidad empezó a vivir un chico mayor llamado Jon Ander, el cual es una persona que siempre estaba cuando necesitaba ayuda, y que nunca le a traicionado. Llegado a Secundaria, se separó de todos sus compañeros, pero su gran amigo Cristhian fue al instituto que iba el, y al que más tarde llegó Alex. Pasaron 5 años de muchos buenos ratos y alguno que otro malo, pero que siempre recordará durante toda su vida. Cuando estaba en 3º de la E.S.O, conoció a una chica, la cual no hizo más que utilizarle sin que el se diese cuenta. Cuando se dió cuenta de todo después de terminar la relación, estuvo una temporada echo polvo, pero un día que se acercó a Laredo con su amigo Alex a patinar junto a Josema y Mario. Ese día no fue un día cualquiera, porque fue e día que conoció a la mujer de su vida, aquella persona con la que siempre había soñado, su mujer ideal... Amor a primera vista, pero un amor que jamás podría olvidar. Pasó junto a ella momentos inolvidables. Vieron juntos los mejores atardeceres, los cielos estrellados más bellos jamás pensados. No podían estar el uno sin el otro, aprovechaban cualquier momento para estar abrazados sientodo el uno al otro. Sus besos no eran como los de una pareja cualquiera, sino que eran besos con pasión. Se podía ver el amor que sentían el uno hacia el otro en los ojos cuando hablaban sobre el otro. Psaron muchos baches, pero se encontraron con uno que no pudieron pasar. Después de tres meses, todo se acabó... No sabía que hacer, y sus amigos no conseguían animarle. Muchas noches llorando, muchas tonterías para acabar con el dolor que sentía por dentro... Un día le dijo al psicologo que ya la había olvidado, pero los dos sabían que era mentira, sabían que en esos momentos es cuando más la necesitaba, pero ella no estaba... Pasado un tiempo, volvieron ha hablar. No hablaban mucho, pero pooco a poco hablaban más y más. Un día quedaron, y aquel amor que se acabó, volvió a florecer. Empezaron como un rollo, pero ambos sabían que estaban echos el uno para el otro. Unas semanas después, sus caminos volvieron a juntarse, y superaron aquel bache que los había separado. A día de hoy están juntos y el está lo más feliz que se pueda imaginar cualquier persona. Aquella chica de la que está enamorado se llama Nuria, y yo soy ese pequeñajo que a ido creciendo poco a poco.