Traductor

martes, 15 de octubre de 2013

Y ella lo consigue

Esos momentos en los que estás deprimido, en los que nada te puede animar. No te apetece comer ni hablar, incluso casi ni respirar, pero sigues respirando porque tienes junto a ti una persona especial. Alguien que te hace sentir lo que nadie a ha ha hecho, la que hace que cada beso sea como el primero. Deseas que pasen rápido las horas cuando no estás junto a ella, a pesar de saber que ese tiempo no volverá. Pero estás tan deprimido que ni hablar con ella te anima. Pero es en ese momento que te aislas de todo, te tumbas en la cama a pensar y te llega un WhatsApp con esto: "Aún recuerdo cuando nos conocimos, cuando vi por primera vez esos ojos verdes, cuando intercambiamos esa mirada que se convirtió en sonrisa. La primera vez que hablamos. Recuerdo nuestro primer beso, fue mágico, todos y cada uno de los momentos que vivimos juntos, todos los te amo... Los abrazos con los que puedes sujetar mi mundo y hacerme sentir protegida. Las miradas que dicen todo lo que no te atreves con palabras. Las ganas con las que esperamos vernos todos los días. Los planes de futuro que tenemos juntos, aquellas tardes juntos que son especiales. La facilidad con la que puedes saber si me pasa algo con solo mirarme a los ojos y al final me haces feliz. Y pensar que nunca había sentido esto por alguien. No ha sido fácil, pasamos muchas cosas pero conseguimos estar juntos a pesar de ello, y aquí seguimos. Te necesito en mi vida, sin ti no podría seguir adelante, ya eres parte de mi. Se que no todo a sido perfecto pero por lo menos todos los problemas los hemos solucionado a base de abrazos... Por eso quiero darte las gracias por aparecer en mi vida. Te amo chiquitín :)". Entonces te das cuenta que tienes a la mejor persona que hay junto a ti, y eso te hace ver las cosas diferentes. Te anima de tal forma, que sin darte cuenta, te animas de nuevo, y te conviertes en la persona feliz y anamoradiza que eras.