Traductor

domingo, 27 de octubre de 2013

Y aquí estamos

Parece casi imposible que todo haya dado semejante vuelta de tuerca en menos de un año.
Mis amigos aún bromean por cómo ha cambiado la situación. Parece que fue ayer cuando me topé por primera vez contigo. Era a principios de verano; estaba en la U, patinando con amigos. Llevabas puesto un pantalón corto rosa y las gafas de sol. Recuerdo lo incomprensible y absurdo que me pareció el detalle, conjuntamente con tu actitud de reservada opinión. Tenías algo que me llamaba mucho la atención. Fueron constantes intercambios de miradas cómplices, susurros hacia ambos amigos hablando sobre cada uno. Pasamos muchos baches y muchos buenos momentos, pero lo nuestro terminó derrepente. Pasaron cerca de 6 meses, y no tenía esperanza alguna de que fuesemos a volver. por lo que acabé por mandarte al fondo de mi olvido, creyendo que nunca volverías a notar mi existencia. Un día volvimos ha hablar, y empezamos a quedar de nuevo. Todo ello sin pensar en que fuesemos a volver...Y aquí estamos, casi medio año más tarde, juntos como jamás había soñado. Ni siquiera en mis mejores sueños. Y dando gracias por ello.