Traductor

miércoles, 9 de octubre de 2013

Perfecta para mí

Me preguntan el por qué te quiero. Entonces miro tus largas pestañas, tus ojos castaños, tu largo pelo planchado de cada mañana. Recuerdo tus ideales innatos, tu manera de morderte las uñas, tu andar despreocupada. Te veo apoyada en la pared, con los ojos puestos en mi mirando a mis ojos, con las manos en mis bolsillos. Te veo con palabras acertadas y en contra del mundo entero, siguiendo tus pensamientos a toda costa. Entonces soy yo el que pregunto. Me pregunto a mí mismo si notarás cómo me tiembla el cuerpo al verte o cómo tartamudeo al hablar contigo. Si notarás los nervios en mi risa o lo feliz que me pongo cuando apareces sin avisar. Me pregunto qué sentirás cuando nuestras miradas se cruzan a lo largo del día o cuando escuchas mi voz hablándote. Si adviertes el brillo en mis ojos cuando me dedicas alguna que otra frase o me cuentas algo de ti. ¿Notas lo mucho que me importas? Me pregunto si te pasará lo mismo, si te sentirás tan vulnerable al latido de tu corazón... Entonces, es justamente ahí cuando respondo que no sé qué demonios es lo que hizo que me enamorara de ti, pero, que fuera lo que fuera, te hace ser maravillosa y perfecta a mis ojos.