Traductor

viernes, 13 de septiembre de 2013

¿Qué me has hecho?

Cierro los ojos, tratando de calmar mi atacado corazón ya que con sólo una sonrisa has sido capaz de hacer que se volviera loco, y quisiese saltar fuera de mi pecho. Respiro profundamente y me siento en el suelo, ya que mis rodillas tiemblan tanto que de un momento a otro me voy a caer al suelo. Acaricio la alfombra y me pierdo en los recuerdos que tengo contigo, haciendo que una sonrisa tonta se pose en mis labios y mi corazón lata con fuerza, aunque algo más calmado. ¿Qué me has hecho?, me pregunto. Antes no entendía cómo la gente caía tan fácil, pero ahora al ver esa sonrisa lo entiendo todo a la perfección.