Traductor

martes, 17 de septiembre de 2013

La amo cada día más

Estábamos juntos, otra vez. Desde el primer momento que la volví a ver las ganas que tenia de besarla no me faltaban, pero ¿Cómo iba a hacerlo? Ahí no era el lugar indicado. Y ahí estábamos, solos juntos, como la primera vez. Solo quería tocarla, abrazarla, mirarla… No sabía por dónde empezar así que nos dimos un largo y fuerte abrazo. Ese abrazo, que me dio la impresión de que ella me echaba de menos, y me comencé a sentir especial. Nos besamos ¡Por fin volví a besarla! Volví a sentir sus manos sobre mis mejillas, sobre mi torso acariciándolo despacio. Era algo que echaba de menos, lo echaba de menos mucho. ¿Cómo explicar lo que sentía? Lo que siento, simplemente no puedo explicarlo, es algo que me pasa y ya. Tal vez tenga una explicación, pero aún no sé cuál es, cuando sepa me sentiré muy feliz de haber descubierto como es que siento tantas cosas por una sola persona. Una caricia, un abrazo, un beso, una mirada de ella  puede alegrarme el día por completo. Su voz ¡Rayos, su voz! Esa voz que me hace sonreír, sobre todo cuando pronuncia “Te quiero” , “Me encantas” ¿Por qué, joder? Porque tiene que ser tan hermosa, tan única. Podría decir que eres todo lo que he estado buscando, o tal vez eres esa chica que siempre he soñado. ¡Dios mío! ¿Por qué? Cada día que pasa pienso más en ella. Ella me encanta, me fascina. Su manera de acariciar cualquier parte de mi cuerpo me enloquece… Su manera de mirarme, su manera de abrazarme y su manera de besarme es tan inexplicable, pero tan única. Podría decir que nadie me ha besado de esa manera jamás, nunca nadie. Nadie me había mirado como ella lo hace, nadie me había abrazado como ella me abraza. Ella me hace sentir valorado, y sé que con ella puedo sentirme cómodo y ser yo mismo. Es fantástico que quiera ser mi amiga, mi novia, mi consejera, mi psicóloga. Ahora, que hemos superado varias cosas no quiero perderla. No la dejaré ir… Quiero superar más obstáculos con tal de llegar a la meta. Lo quiero para ella, todo para mí. Ese día la sentí tan mía, simplemente, sentí que era sola para mí. Y esas sensaciones son las que me gustan. Ella me gusta ¿Se nota? No lo sé, no creo que se note tanto. ¿Sus buenos días? Esos son los que me alegran el día, es precioso despertar, coger el teléfono, abrir el WhatsApp, y tener un mensaje de ella que diga “Buenos días cosiiii”, ¿Cómo no sonreír? Lo veo imposible. Detalles tan pequeños, hacen grandes diferencias. Y detalles como esos hacen que me encante cada día más, que me guste cada día más. Que la ame cada día más.