Traductor

viernes, 15 de marzo de 2013

Nuestra historia de amor (Parte 1)

Todo comenzo una tarde de verano. Una tarde donde yo jamás pensé que iba a encontrarte. Yo solo tenía en mente pasar una buena tarde con amigos, pero llegaste tu, con esos ojos marrones, ese oscuro cabella, y esa piel morena. Jamás había visto cosa más bella. Nos presentaron, y tropezó delante mio, pensé que se caía, pero no fue así. La tarde transcurrió como otra cualquiera, pero sin poder dejar de mirarte. Pasaron lsa horas y  tu seguías ahí. Llegó el momento en que te tenías que ir, por lo que nos despedimos. No pasaron ni 5 minutos, y me fui con alex, el cual es como mi hermano. Esperando al autobús me sentía diferente, sentía que había perdido una gran oportunidad, sin embargo tenía tu número de teléfono, y un mensaje escrito, el cual no me atrevía a enviar. Cuando alex vió que tenía en mensaje escrito, me vio la cara, y que el número al que iba el mensaje no era conocido, leyó el mensaje, y me dijo que para enviar eso había que tener mucho valor, por lo que le di a enviar. ¿Cuál era el mensaje que yo esperaba? Un "lo siento tengo novio", o un "no me gustas", pero no fue así. Derrepente sonó mi teléfono, más concretamente un sms, y mi sorpresa fue que no era lo que yo pensaba, sino lo que pensaba alex, me dijiste que te había gustado. Desde ese momento, vi como la suerte empezaba a venir hacia mi. Estuve 3 días con los nervios a flor de piel. Llegó el lunes, el día que más esperaba, el día donde volvería a verte. Fue una de las mejores tardes de mi vida, y en la que me presentaste a tus amigos, que ahora son amigos mios algunos. Al día siguiente volví a verte, pero ese día volví a nacer. Volviendo para casa después de verte, me atropelló un coche. Nose porque ni como, pero no me hice nada. La primera persona de mi entorno que supo que me atropellaron, fuiste tu. Lo supiste antes incluso que mis padres. Nose que angel de la  guarda tengo, pero le tienen que estar pagando bien, porque madre mía de que cosas me está salvando.

Esto continúa aquí: Nuestra historia de amor (Parte 2)